Saltar al contenido

¿Cómo funciona un gato hidráulico?

gato idraulico

 

Funcionamiento del gato hidráulico

El funcionamiento básico de un gato hidráulico se debe al principio de Pascal: si aplicamos la presión adecuada a un fluido encerrado, este llegará a repartirse por todo el sistema por igual. En el caso del gato hidráulico, aplicamos dicha presión sobre una palanca y ésta envía el fluido, que en nuestro caso es aceite, hacia una cámara. Al mandar presión a esa cámara, levanta el eje, y por tanto, eleva el automóvil.

 

Como esquema básico, diremos que el gato posee dos émbolos en forma de U. Uno de ellos tiene una sección pequeña que es en la que se aplica la presión por medio de la palanca, y el otro, de una sección más grande, es dónde colocaríamos la carga que pretendemos elevar.

 

El elemento principal y fundamental de proceso son las válvulas unidireccionales, las cuales hacen que el fluido avance en un solo sentido; es decir, el fluido pasa de la sección pequeña a la mayor pero se impide su retorno. Existe una segunda válvula que cuando se levanta la palanca, permite la entrada del líquido al émbolo pequeño y quedando el dispositivo listo para otro movimiento de impulsión, y así se repite como ciclo.

Gato hidráulico en acción: Como funciona el Gato Hidráulico

 

Pero, ¿cuál es la diferencia entre gato hidráulico y gato mecánico?

 

La diferencia fundamental es la velocidad a la hora de levantar peso y la cantidad de peso que pueden soportar.

 

En el caso del gato manual o mecánico, los podemos encontrar de tornillo o tijera. En ambos casos, se accionan con una palanca y realizan su fuerza de elevación mediante una varilla sinfín roscada.

gato mecanico hidraulico

En el caso del gato hidráulico, su parte mecánica se sustituye por fluidos de alta presión: aceite. Este aceite funciona realizando presión a unos cilindros que consiguen la fuerza necesaria para la elevación.

 

¿Qué ventajas ofrece un gato hidráulico con respecto a uno mecánico?

 

Principalmente un gato hidráulico permite elevar y por tanto cargar más peso. Los gatos mecánicos o manuales son usados de manera temporal para arreglos simples como cambiar una rueda.

Otra de las grandes ventajas que poseen los gatos hidráulicos es que tienen una gran superficie de apoyo en el suelo, lo que hace que se pueden colocar en prácticamente cualquier tipo de superficie. Suelen estar construidos con materiales muy resistentes debido a que su uso es en la mayoría de los casos profesional. Tienen una enorme movilidad y constituyen una herramienta de trabajo esencial en cualquier taller mecánico.

gato cambia rueda

Los gatos hidráulicos poseen un elemento de seguridad que impide la entrada de aire en el caso de que el gato no se esté utilizando en ese momento; esto hace que el brazo descienda involuntariamente y evita posibles accidentes.

 

Los gatos mecánicos por lo general requieren de un mayor esfuerzo físico por parte de quien lo utiliza ya que su elevación y empuje se debe a un sistema de engranajes que hay que hacer rotar. El gato hidráulico requiere mucho menos esfuerzo para su utilización y suelen ser de un precio más elevado que los mecánicos.

verifyserptrade